Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ SEXUALIDAD

 
 
Una de las causas de la balanitis es el mal aseo en el área del pene
Una incómoda inflamación
Aunque su nombre no es muy común para las personas, la balanitis (también balanopostitis) es una enfermedad que puede ocasionar bastantes problemas en los hombres si no es tratada adecuadamente. Picazón, enrojecimiento del glande y del prepucio y en algunos casos dolor, son algunos de sus síntomas.
 
Carla González C.
 

La palabra balanitis no es común y quizás sólo las personas que han tenido algún diagnóstico con este nombre sabrán de qué es lo que se trata. Y es que este término corresponde a una enfermedad que afecta a los hombres y que tiene que ver con la inflamación del glande del pene, lo que acarrea una serie de molestos síntomas que si no son bien tratados, pueden tener malas consecuencias.

La mayoría de las veces el origen de la balanitis está asociada a una mala higiene por parte del varón en la zona del pene y también a un mal enjuague a la hora de quitarse el jabón – producto cuyos componentes pueden ser en ocasiones demasiado fuertes - durante la ducha. No obstante, hay más formas de adquirir esta patología y conocerlas permitirá la prevención por parte de los pacientes.

Para explicar estas formas de infección, el médico urólogo doctor Álvaro Baeza, afirma que además de las causas antes mencionadas, la balanitis puede ser contraída (y de hecho la nombra como uno de sus orígenes principales) a partir del “contagio directo después de haber tenido relaciones sexuales con la pareja portadora de una infección micótica, es decir por hongos”.

Además, el doctor Baeza sentencia que uno de los factores que ‘ayuda’ a la generación de la balanitis es la estrechez del prepucio en algunos hombres – problema llamado fimosis – y que aquí la inflamación se desarrollaría por “la falta de higiene que esta enfermedad ocasiona”.

El urólogo Álvaro Baeza afirma que el término correcto de la enfermedad en la mayoría de los casos debiera ser ‘balanopostitis’, pues la balanitis “generalmente va acompañada de una inflamación del prepucio (postitis)”.

Es por esta razón que se menciona que la balanitis es frecuente en hombres que no han sido circuncidados, siendo incluso ésta una solución que manejan los médicos para llevar a cabo a modo de tratamiento.

Patologías asociadas a la balanitis

Además de los casos antes expuestos, el doctor Álvaro Baeza dice que hay otras patologías asociadas a la balanitis y que es preciso que aquellos pacientes tomen más consideraciones en el cuidado de – en este caso – su órgano reproductor.

De esta forma, menciona que la balanitis también puede darse en aquellos varones “que sufren de alguna enfermedad primaria como la diabetes millitus y que no ha sido diagnosticada o tratada correctamente”. Tan importante es estar pendiente de los síntomas asociados que el urólogo destaca que “en algunos pacientes la primera manifestación de su, hasta ese momento desconocida enfermedad, es la balanopostitis”.
 
 

Otras enfermedades que pueden ir de la mano con la balanitis son en palabras del doctor Baeza, “la balanitis xerótica esclerosante – obliterante, forma especial de balanopostitis cuya frecuencia es baja y también un tipo de artritis que puede presentar balanopostitis como uno de sus síntomas”.

Acerca de los síntomas que destacan en una balanitis, el especialista menciona el prurito o picazón en el área afectada, enrojecimiento del glande y el prepucio e incluso en algunos casos, la presencia de dolor. Esto último ocurre cuando se producen pequeñas heridas en la piel que recubre la parte final del pene. “Estos síntomas son evidentes”, reafirma el médico y por lo tanto, se vuelve necesario consultar a un especialista.

En cuanto al tratamiento, el doctor Álvaro Baeza cuenta que dependerá del cuadro que presente el paciente y de la causa por la cual se haya manifestado esta dolorosa inflamación. Entonces, el especialista sentencia que el procedimiento “puede ir desde la aplicación tópica de una crema antimicótica sola o asociada a un corticoide, hasta la circuncisión, donde en los casos recurrentes y en las fimosis sí o sí, es la mejor opción”, declara.

Por último, el urólogo manifiesta que “no hay que olvidar que toda enfermedad crónica y muy especialmente en la balanopostitis producidas por una fimosis, en algún momento puede producirse un cáncer peneano que obligue a una amputación parcial o total del pene”. “El cáncer peneano es el único tipo de cáncer que depende solamente de la higiene”, enfatiza.

Punto Vital Febrero 2009 ©

Artículos Relacionados

delicious digg technorati yahoo meneame